Calendario

Octubre 2017
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitantes: 2

rss Sindicación

“Tiempo al tiempo” y Portugal en la novela (06-10-2017)



 

 

 

A lo largo de este mes, he aprovechado para escribir, investigar, leer, y ver algunas series y pelis.  Empezó la segunda parte de la tercera temporada de “El ministerio del tiempo”. Los episodios han empezado con fuerza, aunque la emisión los lunes a las 22:40-22:50 hasta las 00:00 no ayuda a verlos con igual de ilusión y el hype no da tanto. Aun así, sigue sin tener episodios por debajo del notable, aunque todavía no he visto en esta tanda uno que me parezca de sobresaliente, y todo va evolucionando y teniendo momentazos, y con una factura excelente. Acabé “Tiempo al tiempo” (http://aletaediciones.es/829-el-ministerio-del-tiempo-vol-1-tiempo-al-tiempo.html); el cómic de “El ministerio del tiempo” del que empecé a hablar en la anterior entrada (http://javiervalladolid12.gratuitosblog.com/La-literatura-de-JVA-b1/Miau-miau-miau-los-gatos-en-el-cine-y-mas-b1-p220.htm). El cómic se desarrolla en un momento previo a la muerte de Julián, pero todavía no se ha solucionado el conflicto emocional con Amelia. A nivel de trama, enlaza con los episodios nacionales y tenemos a Galdós como personaje histórico invitado y agente del ministerio que no sabe qué obras famosas va a escribir en el futuro. La trama de los orígenes de Salvador en su entrada al ministerio sirve como un añadido a los flashbacks del último episodio respecto a Suarez. Tenemos también temas como la patrulla de Spínola, que no tiene desperdicio y que podrá dar juego en futuros cómics, y un detalle sobre el pasado de Ernesto sabido por todos, que no me cuadra en la reacción en la conversación entre Ernesto e Irene. La historia es autoconclusa y coherente con lo acontecido en la serie.

 

También he aprovechado para leer algunos artículos sobre escritura:

 

Uno es el de 8 planteamientos que pueden arruinar tu novela:

 

https://ginyvalris.com/2017/08/30/8-planteamientos-que-pueden-arruinar-tu-novela/

 

El del planteamiento endeble pienso que no se da ni en “El sueño en verso” ni en “El Fin de Pantakakistos”. En “El sueño en verso”, vemos en las primeras páginas que el protagonista debe enfrentarse a la oscura fuerza ideológica de la EDAU por medio de la filosofía más que de la violencia e impedir que otros queden convencidos, y sus recuerdos y entender su mundo y quién es da la fuerza a los personajes para no caer en las redes de la EDAU. Nick queda como claro personaje principal de la historia, aunque Sofía no tarda en incorporarte. En “El Fin de Pantakakistos”, la compañía se forma en el capítulo 2 y el 1 tiene una parte de información esencial para el lector y luego te deja elegir entre seguir leyendo sobre ese mundo o pasar directamente a la trama en el capítulo siguiente. Sobre la sala de espera, “El sueño en verso” parte de una trama que mira al conflicto interno del personaje y el segundo episodio deja claro cuál es el marco de trama que tendrá lugar. En “El Fin de Pantakakistos”, la trama en sí es el viaje y el conflicto interno de los personajes; con lo que casi todo resulta relevante en su periplo no fijado en una trama con ejes cerrados. Sobre la consulta del psicoanalista, “El sueño en verso” tiene mucho de ello en su comienzo, intercalado con algún elemento de la trama donde ya vemos los primeros ecos de la EDAU, pero no resulta, a mi juicio, un fallo en la novela porque todo orbita alrededor de quienes son los personajes, cómo es su mundo y qué reflexiones, vivencias y experiencias sacar a la luz para seguir adelante en la trama. En “El Fin de Pantakakistos”, hay algunas cosas biográficas, pero la mayor parte de las primeras páginas son más peripecia de los personajes. Sobre el eterno paisaje, en “El sueño en verso”, hay ratos así, pero vienen acompañados de reflexiones sociales y de otras reflexiones de los personajes mientras duran. En “El Fin de Pantakakistos”, apenas hay escenas de eterno paisaje y son muy breves. Sobre las sospechas, en “El sueño en verso”, procuro que no queden como algo que no aporta nada a la historia, aunque la relevancia a largo plazo o no depende de cómo se desarrolle la historia. En “El Fin de Pantakakistos”, no suelo dar demasiado tiempo para que los elementos que aparecen como sospechosos carezcan de relevancia o pierdan fuerza cuando vuelvan a aparecer. Sobre las relaciones forzosas, en “El sueño en verso”, es difícil determinar dónde están porque toda la saga tiene una enorme cantidad de personajes relacionados de un modo u otro y el concepto de relevante e irrelevante resulta tan subjetivo como mirar un cuadro lleno de escenas. En “El Fin de Pantakakistos”, es común que los personajes tomen distintos rumbos a medida que avanza la trama y tenemos pocos personajes recurrentes que puedan dar lugar a relaciones forzosas. El monólogo interior forma parte de la dinámica normal de “El sueño en verso”, aunque está más en tercera persona. En cambio, es casi nulo en “El Fin de Pantakakistos”, con un momento muy puntual de un protagonista oscuro y algún comentario del principal protagonista a medida que avanza la historia.

 

También dos artículos sobre el tipo de narrador:

 

https://www.literautas.com/es/blog/post-850/el-narrador-equisciente-tipos-de-narrador-3/

 

https://cabaltc.com/escribir-ciencia-ficcion/guia-tipo-narrador-ciencia-ficcion/?utm_content=bufferfb02f&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

 

En “El sueño en verso”, predomina el narrador omnisciente en la parte onírica, equisciente con elementos omniscientes, en concreto, la omnisciencia de los momentos cercanos al sueño o con alucinaciones u ojos cerrados, fuera del mundo onírico virtual. En “El Fin de Pantakakistos”, tenemos un narrador testigo que habla en primera persona de sí mismo y en tercera de los demás sin saber, o simulando no saber, sobre los otros más que la información que dan a su personaje o que dieron a su personaje tanto en lo que está contando como después. En las continuaciones, en la saga, en las realidades alternativas, se da un uso de la tercera persona de forma equisciente o incluso omnisciente llegado el caso. El artículo es interesante para plantearse los pros y contras de cada narrador. He empleado en ambas sagas un narrador reconocible. Las excusas para que el propio personaje u otros personajes hablen de cosas sobre el mundo pueden ser diversas; a veces ponerse a cantarlas como recurso humorístico.

 

También el tema del tiempo en la narrativa:

 

http://dianapmorales.com/2017/10/blog/como-mostrar-el-paso-del-tiempo-en-narrativa/#comment-4431

 

En el caso de “El sueño en verso”, la narrativa queda más caótica, pero, al mismo tiempo, hay muchas fechas y referencias a recuerdos y demás para que podamos construir una cronología clara, a veces con referencias explicitas del narrador y otras con elementos en trama como relojes o calendarios y un tema de la edad. En “El sueño en verso”, hay algunas referencias cronológicas, pero la mayor parte son sucesiones de escenas con pocos flashbacks, aunque veamos pasar el día, la noche y demás, no siempre con una claridad plena.

 

También de los 10 fallos de escritores que empiezan:

 

http://dianapmorales.com/2017/09/blog/como-escribir-una-gran-historia-los-10-fallos-de-escritores-que-empiezan/?utm_content=buffer8689e&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

 

En el caso de que todo lo que aparece forma parte de la trama principal, no es un problema en “El sueño en verso” porque el mundo en el que se desarrolla todo está lleno de subtramas y la trama de la lucha contra la EDAU tiene un peso limitado y, aunque todo esté relacionado, no sigue la historia como una trama central. En “El Fin de Pantakakistos”, tienen muchos momentos chistosos o de vivencia con lo que se topan en el viaje, como historias que les cuentan, detalles que observan y demás. Sobre la de  que el personaje no tenga obstáculos para lograr su objetivo, en “El sueño en verso” se topan con diversas dificultades en su viaje para enfrentarse a la EDAU y cometen errores de órdago. En “El Fin de Pantakakistos”, tienen momentos en que todo les sale bien y otros, muchos, en que meten la pata y salen vivos por pura suerte. En el caso del personaje que no tiene obstáculos para lograr sus objetivos, vemos en “El sueño en verso” que lo habitual es que le cueste; cuando parece que está teniendo éxito en su vida amorosa, un giro de los acontecimientos le supone la derrota, cuando se ve muy poderoso pierde por él mismo a un nivel muy profundo, y así los distintos protagonistas, que a veces salen bien parados de sus cruces contra la EDAU, pero no siempre es así y mucho menos con su viaje. En “El Fin de Pantakakistos”, pierden enfrentamientos, temen por su vida, deben impedir que las tensiones de su interior acaben ocasionando el desastre definitivo y que sus decisiones lleven a algo relativamente exitoso. Sobre la trama sin desvíos, en “El sueño en verso”, vemos que los personajes tienen partes procedimentales, engaños, sueños varios, cambios de rumbo y giros inesperados respecto a lo previo. En “El Fin de Pantakakistos”, no tenemos hoja de ruta; sólo una necesidad primaria, obtener riquezas y fama como malvados, y una pista de hacia dónde ir para satisfacerla. Sobre el síndrome de El Elegido, en “El sueño en verso”, el protagonista tiene un poco de “El elegido”, pero sus vivencias previas le han preparado para tener un cierto peso, mientras que su misión le va ganando popularidad y peso como héroe, a la vez que su papel va cambiando poco a poco. En “El Fin de Pantakakistos”, no tiene nada el protagonista de El Elegido; es un tipo con cosas extravagantes que ha llegado de otro universo y que es un mindundi en el que está, pero que cae simpático al macho alfa de turno, que le perdona la vida y le hace entrar en su grupo como una especie de mascota, y que, en la historia marco, sabemos que ha evolucionado a un éxito erudito en cierto sentido. Sobre el proteger demasiado al protagonista, en “El sueño en verso”, vemos que se enfrenta a sus propios demonios desde el minuto uno y siente la muerte, aunque sepamos que está en un sueño y no sabe cómo vencer a la EDAU y apenas logra que no le corrompan sin remedio, aunque sí es verdad que cuesta que se dé la misma sensación de peligro en las escenas de acción en que los protagonistas sabemos que no van a morir. En “El Fin de Pantakakistos”, se la juegan constantemente y saben que un comentario inadecuado puede causarles la muerte. Sobre que nuestros personajes no crucen los límites de lo correcto, en “El sueño en verso”, hay una mezcla entre elementos políticamente correctos en su forma de expresarse y romper con ellos. En “El Fin de Pantakakistos”, salen con muchos detalles de ser mal hablados y poco diplomáticos. Sobre explicarlo todo, se da más en “El sueño en verso”, aunque intento que los personajes no sean quienes lo expliquen en el momento. En “El Fin de Pantakakistos”, hay cosas que explica el narrador y muchas cosas que se dan por supuestas en los actos de los personajes. Sobre escribir tratando de impresionar o de forma descuidada, en “El sueño en verso”, tenemos una cierta presencia de juego con el lenguaje y una imitación de estilo de la poesía épica de los poemas narrativos, donde la solemnidad era algo frecuente; con lo que a veces se da eso. En “El Fin de Pantakakistos”, se juega a veces con los tonos, pero predomina una narración estándar en el lengua, ni descuidada ni para impresionar. Sobre el síndrome de “Blancanieves y los siete enanitos”, en “El sueño en verso” he intentado buscar un equilibrio entre  personajes masculinos y femeninos para evitar eso, aunque siempre puede haber momentos en que se dé esa predominancia. En “El Fin de Pantakakistos”, al ser un mundo machista, de malvados, de corte medieval y pulp, donde las mujeres tienen una presencia limitada en una historia de aventuras, el síndrome de Blancanieves y los siete enanitos se da. Sobre seguir las modas, soy incapaz de escribir una novela simplemente porque esté de moda. En “El sueño en verso”, la base ha sido “Matrix” años después de su estreno y toda la ciencia ficción posterior; eso y “El mundo de Sofía”; novela que leí en 2004 cuando ya era un clásico consagrado y su lectura era de las lecturas obligatorias para clase de ética. “El Fin de Pantakakistos” bebe de Tolkien como fuente fundamental, pero Tolkien ha sido uno de los grandes escritores de mi vida, mucho antes de que salieran las películas de “El Señor de los anillos” y “El hobbit” y la empecé a escribir en 2008, antes de que saliera la trilogía cinematográfica de “El hobbit” y “El señor de los anillos” había sacado su última película en 2003. El enfoque personal es algo que he procurado darle a cada historia.

 

También este artículo sobre la visión que la gente tiene de la fantasía:

 

https://alexsebastian.net/2017/09/03/por-que-la-fantasia-de-antes-no-es-como-te-habian-contado/

 

A menudo hay un prejuicio sobre el maniqueísmo en las historias de fantasía épica, en clásicos como Tolkien. La realidad es que el maniqueísmo en la fantasía épica es relativamente escaso. Me vienen a la mente, El Cid, Lancelot, Héctor y Galván, que mantengan una perfección moral. El Cid, con un fuerte sentido del honor, por encima del monarca, con aliados entre cristianos y moros honorables. Lancelot cumple todo el código de la honra personal y cae en el adulterio como un destino al que toda la aventura le encamina. Héctor mantiene el honor de su familia y de su pueblo sin ningún tipo de cuestionamiento por encima de su propia vida si hace falta. Galván es perfecto en combate y sigue las reglas en todo. Son completamente distintos de Ulises, el rey de las artimañas, de Roland, que no sigue comedimiento y que es un fanático que busca admiración y servicio a su propia grandeza, a su rey y a Dios. O de Yvain, que tiene rasgos muy humanos, donde el honor, el amor y la amistad están en conflicto y el león se convierte en su mano ejecutora en sus aventuras. Tolkien tiene personajes con muchos grises. Ya no digamos el caso de grandes héroes germanos como Sigfrido, que da una paliza a su mujer por cotillear y hablar de más con otras damas, o cuyo deseo de riquezas le hace robar un tesoro maldito a unos seres mágicos. 

          

También un artículo sobre qué papel juega el lector en las críticas:

 

http://victorjsanz.es/y-si-la-culpa-la-tuviera-el-lector/

 

Sin duda, las expectativas previas influyen en la crítica que uno pueda hacer de una obra y cómo la valore. “El sueño en verso” es una obra muy erudita y reflexiva en su tratamiento de la ciencia ficción; eso hace que pueda defraudar a los que buscan una peripecia que no resulte tan amplia y llena de reflexiones, que busquen ir a tiro hecho. Al final, hace falta encontrar un equilibrio entre hacer todo lo mejor posible y saber que habrá cosas que no gustarán simplemente porque no convencerán a todos

 

También leía este sobre la diferencia entre una reseña y una crítica:

 

http://www.excentrya.es/resena-vs-critica/

 

Suelo escribir reseñas/críticas en un punto intermedio entre ambas.

 

Con el pantakakiano, añadí diversos vocablos del meroítico y de otras lenguas como:

 

-Kandake (Del idioma meroítico “Kandake”: Madre-reina): Regente, regencia, la regente que gobierna en el lugar del rey porque este es menor de edad (Kandake landra).

 

-Qore (Del meroítico “Qore”: Gobernador): Gobernador.

-Qorekdi (Del meroítico “Qore”, gobernador, y “Kdi”, mujer): Gobernadora.

-Qoremk (Del meroítico “Qore”, gobernador, y “Mk”: deidad): Gobernante divinizado, dios viviente para su pueblo.

-Qoresem (Del meroítico “Qore”, gobernador, y “Sem”, esposa): Gobernante que adquiere su poder por matrimonio con el regente.

-Qorewi (Del meroítico “Qore”, gobernador, y “Wi”, hermano): Gobernante elegido por su hermano, el jefe, para gobernar en su ausencia.

 

O términos de significado muy concreto que tienen presencia en las ideas anotadas en “El sueño en verso”:

 

-Lunlungbeck: Literalmente, verdad cráter bola; la supuesta verdad que alguien da por sentada al emitir un juicio sin corroborar y quedarse en sus trece sobre ello, incluso aunque los hechos objetivos contradigan su afirmación (“Lunlungbeckes” es “La persona que da por sentada una supuesta verdad al emitir un juicio sin corroborar y se queda en sus trece sobre ello”). 

 

-Cortodent: Literalmente, inmenso pensamiento; pensar en ideas que no concuerdan con las expectativas del interlocutor, con lo que la sociedad ha asimilado como respuesta obvia para una determinada cuestión. 

 

-Cortotraf: Literalmente, inmenso molde; dar una respuesta acorde a lo más aproximado a las respuestas disponibles para una pregunta.

 

También he estado con la novela y he acabado la parte de Portugal. Había primero todo el tema de Miranda Do Douro, los sacapuntas y evocaciones de Rusia y películas ficticias, o recuerdos de Estados Unidos. No faltó el evocar recuerdos de los personajes y de otros universos. Todo el tema de Oporto y su futuro. Todo el tema de Coímbra y el futuro, con el papel de Portugal en economía y educación entre otros temas. Además del comienzo del tema de Portugal en lo escrito en el post anterior.

 

En lo de esta última tanda, en las 58 páginas de la parte de Portugal, tenemos cuestiones como las proporciones en los mapas y su peso político. Un homenaje a la serie “Purgatorio” junto a una colaboración ficticia entre Portugal y España. Añadí un guiño a Genovia, país ficticio de las películas “Princesa por sorpresa”, y al tema de los famosos que se afincan en Lisboa. Me detuve bastante en Lisboa porque es la capital y porque es la ciudad que conozco un poco de viva experiencia. Además del contraste de los distintos rincones de Lisboa y su evolución cultural.

 

También el sistema de la industria del libro en Noruega, que tiene una influencia en la Portugal del futuro, por no hablar de la importancia de la investigación u homenajes a “Ministério do tempo” y pelis ficticias portuguesas, con toques de cine bizarro. No falta el “inversionismo” como una futura filosofía económica        

 

No faltará una aventura en la rebelión de los claveles. Luego visita a Vila Nova de Milfontes y homenaje a Pessoa. Además de contrastes con otros países. Alguna referencia menor con homenaje friki a Portugal. O cómo reciben los portugueses a los viajeros del futuro, como pueblo pesquero. Más recuerdos de momentos previos, en descansos en el viaje. O referencias a futuros lejanos de antaño que se amplían con algo más de información para tomar otra óptica. Después la playa de nuevo en Tavira, más centrados en la playa y en mucho más. También el lado más personal y creativo de Sukru, con el poema titulado en español como Oda a la fregona:

 

Ode to the mop (08-09-2012):

 

Dear mop,

Thank you for helping me in my work

For hours, when I worked nonstop 

Washing and freshen the ground;

Land of steps, lifes and experiences of hardbound.

 

For waters running on the floor,

You are a cork.

Dripping four times the water

On the plastic krater

Of the bucket,

You fight against door

While the time continue in the job where you are applet.

 

Mamungkukumpurangkuntjunya you clean.[1]

You are fast, effective and magical bean.

 

Thanks you, mop.

This ode is for you with love,

In city and in grove. 

 

Done by Sukru Kulitja about his family job:

Sukru Kulitja

 

Oda a la fregona (08-09-2012):

 

Querida fregona,

Gracias por ayudarme en mi trabajo

Durante horas, cuando yo trabajaba de continuo

Fregando y refrescando el suelo;

Tierra de pasos, vidas y experiencias de libro de tapa dura.

 

Para aguas corriendo en el suelo

Eres un tapón.

Escurriendo cuatro veces el agua

En la plástica crátera

Del cubo de agua,

Luchas contra la puerta

Mientras el tiempo continúa en el trabajo donde eres applet.

 

Mamungkukumpurangkuntjunya limpias.

Eres rápida, eficaz y judía mágica.

 

Gracias, fregona.

Esta oda es para ti con amor,

En la ciudad y en la arboleda.

 

Hecho por Sukru Kulitja sobre su trabajo familiar:

 Sukru Kulitja

 

Además de otros temas con el Algarve y progresos en deporte con feminismo incluido. O una comparación con homenaje a “Buffy cazavampiros” y a “It”, además del tema de una verdad que hay interés en sacar o no. El Parque Nacional de Valle del Guadiana tiene toda una aventura con anómalos y realidad virtual por efecto de un anómalo. Cierra así la aventura portuguesa, caótica, variada y, espero, interesante.

 

Espero que hayáis disfrutado con este post. Otro día más…

 

 

 

 

.     

 

 

  



[1]Mamungkukumpurangkuntjunya” /Mɡ(ga)mʊŋkʊkʊmbʊɾɡ(ga)ŋkʊnɟʊmɲg(ga)/: En Pitjantjatjara significa “Donde el diablo orina” y es un topónimo.

23:11:00 . 06 Oct 2017
· 104 vistas · 0 comentarios

Vínculo permanente hacia el artículo completo

http://javiervalladolid12.gratuitosblog.com/La-literatura-de-JVA-b1/Tiempo-al-tiempo-y-Portugal-en-la-novela-06-10-2017-b1-p227.htm

Comentarios

Este artículo no tiene Comentario por el momento .....


Escribir un comentario

Estatuto de los nuevos comentarios: Publicado





Se mostrará tu URL


Por favor introduce el código contenido en las imágenes.


Texto del comentario

Opciones
   (Salvar el nombre, el mail y la URL en los cookies)